Échale ganas… a la dormida.

Enrique y Jaime decidieron meterse al gimnasio juntos. Como cualquier hombre que va entrando a la universidad, uno de los objetivos es conocer más niñas, y que mejor forma que empezar yendo al gimnasio.

Enrique, en busca de esos resultados rápidos, compro todos los suplementos recomendados por una señora en GNC que en su vida ha hecho ejercicio. Comenzó a comer de mejor manera y a entrenar de manera constante. Por otro lado, Jaime solo compro una proteína que encontró en Costco a buen precio e hizo exactamente lo mismo que Enrique, comenzó a comer bien y a entrenar de manera constante.


Un par de meses después, Jaime había obtenido mucho mejores resultados. A pesar de haber estado haciendo casi exactamente lo mismo, Enrique no tuvo el mismo progreso que Jaime.


La única diferencia fue que, mientras Enrique de desvelaba cada noche viendo su serie favorita, Jaime le estaba echando ganas… a la dormida.


El ejercicio y la nutrición son los grandes pilares para obtener resultados y un buen desempeño físico, pero hay otros factores que pueden estar afectando nuestro progreso. Y uno de estos, es dormir.


La única diferencia fue que, mientras Enrique de desvelaba cada noche viendo su serie favorita, Jaime le estaba echando ganas… a la dormida.



Dormir mal afecta tu rendimiento físico


Si alguna vez has dormido mal y entrenado, seguro has notado cómo tu rendimiento físico disminuye. Por más ganas que le eches o café que tomes antes de llegar al gimnasio, tu desempeño se verá mermado. Podrás hacer algunas cosas, pero te cansarás mucho más rápido.


Esto se debe a que, cuando duermes mal, tu cuerpo deja de metabolizar la glucosa de manera eficiente. Cómo ya sabes, la glucosa es nuestra principal fuente de energía. Al verse disminuida, nos cansamos mucho más rápido disminuyendo nuestro desempeño en el gimnasio.




Respuesta de reacción limitada

Cuando duermes mal, tu tiempo de reacción incrementa. Es decir, tardas más para reaccionar a cualquier estímulo. No solo eso, también aumenta el numero de errores que la gente comete.


Por lo que, entrenar en estas condiciones, puede terminar en alguna lesión. Y ya sabemos lo que representan las lesiones para aquellas personas que les encanta entrenar.




Dormir balancea las hormonas


Cuando duermes, tu cuerpo pasa por algunos procesos donde libera hormonas para realizar distintas tareas. Una de estas es la testosterona, hormona anabólica con un papel muy importante en el crecimiento muscular, la cual se ve afectada cuando no duermes bien. Su liberación se ve interrumpida tomando mucho más tiempo para hacerlo, perjudicando el proceso de recuperación y construcción muscular.


Dormir bien también disminuye hormonas que suelen afectar el crecimiento muscular. Una de estas hormonas es el cortisol, la cual se mantiene elevada siempre que duermes mal. Un nivel aumentado de cortisol no permitirá que haya una efectiva recuperación muscular impidiendo que crezcas.


Siempre que no duermes bien, el cortisol se mantiene alto afectando los “Gains”.




Perder grasa, no peso sino grasa

Dormir bien, no necesariamente te hace perder más peso, pero te hace perder el peso apropiado (grasa). Hay estudios donde la gente que durmió 8 horas a comparación de las 5 horas que durmió el otro grupo, perdió 55% mas de grasa y mantuvo 60% más músculo.


Así que, puedes estar haciendo todo correctamente, peso si no duermes bien nunca verás los resultados que podrías obtener.




Más hambre y más espacio para comer


Dormir mal incrementa el nivel de grelina, hormona que controla el apetito. Es decir, al dormir mal tendrás mas antojos y mucho mayor apetito. No solo eso, también disminuye la leptina, hormona encargada de hacerte sentir lleno. Esto quiere decir que vas a tener más antojos y vas a necesitar comer más para sentirte lleno.


Dormir mal te convierte en un tanque sin fondo y con más antojos que una embarazada.



La hora a la que duermes también importa

Debido a los ritmos circadianos controlados por el reloj biológico, es muy importante dormir en la noche debido a los procesos que se llevan a cabo en ese momento del día.


La gente que durmió las mismas horas, pero lo hizo en el día, redujo en menor cantidad el nivel de cortisol comparado con aquellos que lo hicieron de noche. Por esta razón, es importante dormir en la noche.


Los búhos nocturnos tendrán mayor dificultad para obtener resultados.



Como habrás notado, dormir es sumamente importante para tu progreso físico. Para estar en un nivel optimo, es indispensable cuidar todos los factores que influyen en nuestro rendimiento y progreso, no solo la alimentación y el entrenamiento.


Así que, de nada y por favor, vete a dormir.




Fuentes:

· Sleep deprivation: effects on work capacity, self-paced walking, contractile properties and perceived exertion. Rodgers CD1, Paterson DH, Cunningham DA, Noble EG, Pettigrew FP, Myles WS, Taylor AW. www.ncbi.nlm.nih.gov

· Effect of sleep deprivation on tolerance of prolonged exercise. Martin BJ. www.ncbi.nlm.nih.gov

· Cortisol secretion is inhibited during sleep in normal man. Weitzman ED, Zimmerman JC, Czeisler CA, Ronda J. www.ncbi.nlm.nih.gov

· The effect of one night's sleep deprivation on temperature, mood, and physical performance in subjects with different amounts of habitual physical activity. Meney I1, Waterhouse J, Atkinson G, Reilly T, Davenne D. www.ncbi.nlm.nih.gov/

· Aerobic and anaerobic contributions to exhaustive high-intensity exercise after sleep deprivation. Hill DW1, Borden DO, Darnaby KM, Hendricks DN. www.ncbi.nlm.nih.gov

· Disruption of the nocturnal testosterone rhythm by sleep fragmentation in normal men. Luboshitzky R1, Zabari Z, Shen-Orr Z, Herer P, Lavie P. www.ncbi.nlm.nih.gov/

· Testosterone levels in obese male patients with obstructive sleep apnea syndrome: relation to oxygen desaturation, body weight, fat distribution and the metabolic parameters. Gambineri A1, Pelusi C, Pasquali R. www.ncbi.nlm.nih.gov

· Short Sleep Duration Is Associated with Reduced Leptin, Elevated Ghrelin, and Increased Body Mass Index. Shahrad Taheri, 1 ,¤ Ling Lin, 1 Diane Austin, 2 Terry Young, 2 and Emmanuel Mignot 1 ,* www.ncbi.nlm.nih.gov

15 vistas