2. TODO ocurre por tu culpa.

Era el segundo triatlón que me echaba. Generalmente soy bastante aplicado, pero esta vez alcancé un nivel de disciplina totalmente distinto.

Fueron meses donde no rompí la dieta. Meses donde entrené todos los días con una intensidad por arriba de lo que había estado haciendo. Meses donde no hubo excusas, no hubo atajos, solo trabajo y resultados. A partir de todo este esfuerzo, alcancé uno de los mejores estados físicos que he obtenido.


solo una de estas opciones da resultados

Después del triatlón, me metí a ver las fotos que nos habían tomado. Sabía que era la oportunidad de mostrar lo que el esfuerzo y la constancia habían conseguido. Mostrar que no hay secretos ni atajos para obtener resultados. Solo existe el comer bien y entrenar adecuadamente.


Después de un par de buenos comentarios (nunca de la persona que quieres), leí uno que me hizo pensar en el segundo principio PiccFit. El comentario decía, “que genética”, rompiéndole la madre a todo el esfuerzo que había hecho durante los últimos meses. Porque que fácil es hacer eso.


Que fácil es echarle la culpa a alguien o a algo más. Que fácil es decir que tienes mala genética y por esa razón no tienes el físico que quisieras. Que fácil es culpar al gobierno por todo lo malo que sucede en este país.


Pero lo fácil, no te va a dar lo que buscas. 


no hay secretos ni atajos para obtener resultados

Son pocas las opciones que tenemos en esta vida:

  • Desearlo y no hacer nada al respecto.

  • Quejarnos al no tenerlo.

  • Llorar por no contar con la misma genética u oportunidades que el de alado; y…

  • Trabajar por ello.

Por más injusto que lo veamos en ocasiones, solo una de estas opciones da resultados.


Solo tú puedes hacer eso. Solo tú te puedes sacar de donde estas

El primer paso para trabajar para obtener cualquier objetivo es responsabilizarte de tu vida. Responsabilizarte de cada una de las accione que has cometido y del lugar donde te encuentras en este momento. Asumiendo que TODO ocurre por tu culpa. Solo de esta manera podrás obtener el control sobre tu futuro.


En ocasiones lo es, pero generalmente no es tu genética lo que te impide tener ese físico. No es el destino que no quiere que triunfes. No es un dios que te odia y te pone las cosas más difíciles que a los demás.


Eres tú.


Eres tú, cuando decidiste comerte esa pizza en la oficina en lugar de los rollitos de pavo que traías.


Eres tú, cuando decidiste echarte toda la serie de House of Cards en lugar de sentarte a trabajar en ese proyecto que tenías.


Eres tú, cuando decidiste no pararte ese día temprano.


Cada día que le dices “NO” a tus sueños al hacer esto, los empujas un poco más lejos. Y sé que suena duro.


TODO ocurre por tu culpa

Suena duro pensar que absolutamente TODO ocurre por nuestra culpa. Pero en el momento en que aceptas esto, te empoderas a ti mismo. Te das cuenta de que no necesitas de nadie ni de nada para alcanzar tus metas. Te das cuenta de que el único obstáculo entre tus sueños y tú, eres tú mismo.


Nadie va a venir a rescatarte. Nadie va a ver lo fuerte que trabajas y te lanzará un salvavidas para sacarte del hoyo en el que estás.


No es el destino que no quiere que triunfes

Solo tú puedes hacer eso. Solo tú te puedes sacar de donde estas. Y solo tú, te puedes llevar al otro lado.


Al otro lado donde están tus sueños. Al otro lado donde están todas esas cosas que alguna vez deseaste.


Y el primer paso es aceptar que TODO ocurre por tu culpa.

1 vista