Alcanza la grandeza... (o solo algunas de tus metas)


Vi jugar a CR7 y a Messi el otro día. No, no se trata de iniciar un debate acerca de quién es mejor jugador o mejor persona. Simplemente me preguntaba, ¿cómo mantienes un nivel tan alto temporada tras temporada? No fue un solo partido donde se burlaron a todos y metieron 3 goles, o una temporada buena donde tuvieron una racha goleadora y lograron anotar más de 40 goles. Estamos hablando de una década, temporada tras temporada manteniendo un nivel descomunal, un nivel fuera de este mundo, un nivel que te hace dudar si son siquiera humanos.


Después de mantener esta misma conversación con mis compañeros Godínez a la hora de la comida, me di cuenta de algo, ellos alcanzaron la grandeza. Pocas personas logran llegar a esos niveles, y menos mantenerlos durante tanto tiempo. Estamos hablando de los Michael Jordans, de los Muhammad Alis, de los Usain Bolts, de los Tom Bradys de este mundo. Pero, ¿qué diferencia a estas personas? Solo encontré una respuesta, están obsesionados.


"Estamos hablando de los Michael Jordans, de los Muhammad Alis, de los Usain Bolts, de los Tom Bradys de este mundo"

“No hay talento aquí, esto es trabajo duro. Esto es una obsesión. El talento no existe, todos somos creados iguales como humanos. Puedes ser quien sea si le dedicas el tiempo. Vas a alcanzar la cima y eso es todo. No soy talentoso, estoy obsesionado.” Dijo Conor McGregor, el famoso peleador de la UFC.


Estar obsesionados es determinante para llegar la cima y alcanzar la grandeza, y hay 5 puntos que demanda lograrlo:




Pinta tu realidad futura

Necesito que después de leer esto cierres lo ojos durante 5 minutos y sientas lo que este futuro podría ser para ti. Han pasado 5 años desde que comenzaste con ese proyecto que habías tenido tantas ganas de emprender, que, por una razón u otra, no lo habías hecho. A pesar de tener tantas cosas en contra, lograste llegar al punto que trazaste al comienzo. Te ves en el espejo recordando todo el sacrificio, el trabajo duro, las horas y el sudor invertido, y sientes un orgullo incomparable con cualquier otra emoción jamás sentida. ¿Lo ves?


Si no logras imaginarlo por 5 minutos, ¿cómo esperas conseguirlo algún día? Probablemente es el punto más difícil, pero el más importante a la vez. Existen tantas cosas que podríamos hacer en la vida, que escoger alguna nos parece en ocasiones imposible, y nos paraliza para comenzar cualquiera. Y si al primer mes no es lo que esperábamos, lo cambiamos por la siguiente opción, lo cual no nos permite avanzar con ninguna.


Debes pintar ese cuadro perfecto y único de cómo sería tu vida. Entre más detallado sea este cuadro de tu vida futura, mejor. Es decir, quiero que seas capaz hasta de oler los asientos de ese coche nuevo o sentir la brisa del mar en esa casa a un lado de la playa. A partir de ver dónde vas a estar, nos vamos a ir de regreso hasta el presente, diseñando de forma inversa el plan de acción que nos va a llevar hasta esta pintura perfecta de nuestras vidas.


Como decía un profesor, “puedes hacer lo que sea, pero no al mismo tiempo.” Así que pinta tu cuadro, y ve SOLO cual es el primer paso que debes dar en esa dirección. En el camino, iras aprendiendo y descifrando cual es el siguiente paso de este largo, pero satisfactorio camino.




10,000 horas

Quiero que pienses en el momento en que naciste. Al igual que yo, eras lo más inútil del mundo. Literalmente, no hay nada que puedas hacer por ti mismo, es más, sostener tu propia cabeza es una tarea más ardua que lo que tuvo que soportar Hércules en su lucha contra Hades. Pero a la vez, piensa en todo lo que puedes hacer ahora. A través de prueba y error, has ido perfeccionando cada una de tus habilidades y mejorando algunas cada día más. A esto le llamamos las 10,000 horas, “el número mágico de la grandeza”.


“puedes hacer lo que sea, pero no al mismo tiempo”

Malcolm Gladwell, famoso escritor canadiense, relata en su libro “Fuera de Serie” la historia de ciertas personas, incluyendo a Los Beatles, Mozart y Bobby Fischer, que invirtieron 10,000 horas antes de convertirse maestros en sus respectivas áreas.


El ser humano tiene una increíble capacidad para adaptarse y un cerebro maleable que es capaz de aprender cualquier cosa si le dedicamos el tiempo suficiente. Es decir, somos capaces de hacer lo que sea si estamos dispuestos a invertir el tiempo. Cualquier proyecto, cualquier negocio, cualquier rutina tiene una curva de aprendizaje, y una aun mayor para dominarla y convertirse en maestros, lo que nos lleva al siguiente punto.




Paciencia

Somos la generación donde no debemos esperar para obtener cualquier cosa. A través de internet, podemos conseguir lo que necesitamos o deseamos, y recibirlo sin mover un dedo más que para hacer un par de clics. Todo esto ha sido una gran ventaja sobre generaciones anteriores, y a la vez una maldición, nos ha vuelto impacientes.


Nos encanta leer e idealizar historias de éxito donde alguien vendió su empresa en millones después de solo 3 años, y no le ponemos atención a aquellas donde se tardaron 10 para lograrlo.

Nos encanta ver a los atletas jugar, y damos por hecho que fue el “talento” lo que los llevo ahí, pero no tomamos en cuenta cada entrenamiento, de día y de noche, donde durante horas y horas fueron perfeccionando su juego.


Nos encanta ver la cima, pero odiamos ver el proceso porque no somos pacientes para hacerlo también.

No es fácil empezar algo nuevo, y menos aún, tomarte el tiempo para volverte bueno o hacerlo crecer. Aprender un idioma, tocar un instrumento, bajar de peso, emprender un negocio son cosas que toman tiempo, y más importante aún, paciencia.


"La cima está compuesta de pequeñas acciones repetidas día tras día durante un largo periodo de tiempo"

Sé que 10,000 horas o 10-15 años puede sonar como mucho o algo abrumador, pero concéntrate en el día a día. Solo termina esa rutina y come bien HOY, solo ve a tu clase de inglés HOY, solo manda esos correos o realiza esas llamadas HOY, y te aseguro que 10,000 horas se pasan como el viento. Y si realmente lo quieres, habrá que hacer algunos sacrificios.



Sacrificio

¿Te imaginas dejar tu hogar a los once años? A los once años, lo que más me preocupaba era que me fuera bien en el concurso de ortografía, que no se fuera la señal del televisor para poder ver los partidos del mundial, y salvar a la princesa Zelda de Ganondorf.


Te pregunto esto, porque dejar su hogar a esa edad fue exactamente lo que hizo Cristiano Ronaldo. Sí, claro que tenía talento, pero era tal su obsesión por jugar futbol que estuvo dispuesto a sacrificar su vida anterior para dedicarse a lo que él más amaba.  


Para obtener cualquier cosa, es necesario sacrificar algunas otras.

¿Cuántas veces hemos dicho que queremos ahorrar, pero no estamos dispuestos a sacrificar ese Mocha Blanco Frappuccino o ese top blanco de Zara?


¿Cuantas veces han escuchado a la gente decir que quieren bajar de peso, pero los ves todos los viernes en las garnachas de la esquina?


Para obtener cualquier cosa, es necesario sacrificar algunas otras. Así que, antes de empezar pregúntate, ¿estoy dispuesto a sacrificar mi vida anterior con tal de lograrlo? Si la respuesta es “no”, está perfecto, nadie te puede decir lo que está bien o mal. Pero si la respuesta es “si”, debes tomar en cuenta que habrá que hacer muchos sacrificios.


¿Quieres ese cuerpo perfecto?, adiós al alcohol.


¿Quieres poner un negocio?, adiós a los fines de semana.


Es simple, pero muy difícil hacerlo. Si fuera fácil, todos lo harían. Solo aquellos con la disciplina con capaces de lograrlo.




Disciplina (ver reto)

Por último, y en mi humilde opinión, la más importante de todas. No siempre es fácil ir al gimnasio, pero es necesario si quieres conseguir ese cuerpo. No siempre es fácil mandar esos correos o realizar 20 llamadas al día, pero es necesario hacerlo si quieres ver crecer ese negocio.


Esperar a estar “motivados” para hacer algo, es la receta perfecta para el fracaso. La cima está compuesta de pequeñas acciones repetidas día tras día durante un largo periodo de tiempo. Y la única diferencia entre la gente que alcanza sus metas y la gente que no, es que aquellos realizan cada acción porque saben que deben y es necesario para alcanzar sus metas, no porque se sientan con las ganas de hacerlo.


"Esperar a estar “motivados” para hacer algo, es la receta perfecta para el fracaso"

Por lo tanto, solo date cuenta lo que estás haciendo cada día. ¿Alcanzarás tus metas con eso, o necesitas cambiar algunos hábitos y desarrollar la disciplina para hacerlo?


Empieza con cosas pequeñas.


Tiende tu cama cada mañana.


Come a determinadas horas.


Manda esos correos.


La disciplina es una habilidad, y se va cosechando cada vez que realizamos algo que dijimos que íbamos a hacer. No importa si nos sentimos bien o mal, no importa si estoy cansado o no, no importa si hoy sale la serie nueva. Lo único que importa es que dijiste que lo ibas a hacer y, por lo tanto, lo haces. De esta manera, das cada día un pasito más para alcanzar la grandeza.


“No hay talento aquí, esto es trabajo duro. Esto es una obsesión. El talento no existe, todos somos creados iguales como humanos. Puedes ser quien sea si le dedicas el tiempo. Vas a alcanzar la cima y eso es todo. No soy talentoso, estoy obsesionado.”



Si buscas ser más disciplinado, suscríbete aquí y completa el reto.


1 vista