La industria del fitness es una m****a.


¿Sabes cuál es la mejor manera de lograr que todos los alumnos cumplan con la tarea? Avergonzar a aquellos que no la hicieron frente a todo el salón. Suena algo culero, ¿no? Pero es lo mismo que hace esta industria todos los días, hacerte sentir avergonzado por no tener un abdomen de acero, por no tener las nalgas igual que Kim Kardashian, por tener algo de celulitis (totalmente normal) o por no tener los brazos de Thor el dios del trueno.

Solo hace falta una ida al baño en la chamba, 5 minutos en Instagram, y la vergüenza al ver tu reflejo en el espejo es multiplicada al 100. Saliendo de ahí, las siguientes compras son el estándar:

  • Pastillas que te harán bajar 5 kilos en 10 días.

  • Secretos de artistas para perder peso antes de una película.

  • Reto fit de 28 días para ese cuerpo de verano.

En verdad, veo a otra modelo en Instagram promocionar jugos detox para perder peso, y probablemente me vea en la necesidad de tirarme de un tercer piso; no sé si valga la pena vivir en un mundo así.


Lo que más me encabrona no es la gente que promociona estas cosas (me parece inmoral vender ese tipo de productos y no mencionar las horas que pasaron en el gimnasio o el resto de su alimentación, pero supongo que ese es el verdadero poder del dinero), es la gente que, año tras año, sigue cayendo y comprando estos productos “milagro”, y año tras año, siguen obteniendo exactamente los mismos resultados.


Nos hace falta un jugador que anda por ahí perdido en el campo como Coutinho con el Barcelona.

Me gustaría agarrarlos de la cabeza, sacudirlos y gritarles “despierta cabron, la proteína no te pone mamado si no mueves un dedo, tu cuerpo no necesita un sistema para desintoxicarlo, comer carbohidratos después de las 6 de la tarde no te va a engordar y no sirven de nada los quemadores si sigues comiendo así de mal.”


(Creo que esta es la razón por la cual no vendo tanto 😅)

La realidad es que la industria del fitness es una m****a que solo busca vender y nosotros seguimos cayendo ante el físico ejemplar del actor de moda repitiendo el mismo patrón una y otra vez.


Albert Einstein definía la locura como hacer lo mismo esperando resultados distintos. A lo mejor es eso, simplemente somos una bola de gente a la cual le falta un tornillo, nos hace falta un jugador que anda por ahí perdido en el campo como Coutinho con el Barcelona.


El objetivo de esto no es mandar el fitness a la fregada, este estilo de vida cambio mi vida para bien. El objetivo es cambiar el “por qué” detrás de un estilo de vida saludable, cambiar el enfoque que tenemos acerca de este mundo empezando por aquí:



NO hagas ejercicio o cambies tu alimentación por vergüenza, hazlo porque te amas, hazlo porque buscas ser mejor.

¿Cómo alimentas o alimentarías a tus hijos? ¿Les darías pura comida chatarra? Probablemente no, porque los amas y querrías lo mejor para ellos. ¿Por qué tiene que ser diferente contigo mismo? ¿Acaso no te amas?


Si solo haces ejercicio porque te avergüenza cómo te ves, te tengo malas noticias, en algún momento lo vas a dejar. Para comenzar, cambiar tu aspecto físico puede ser muy motivante, pero a largo plazo, te vas a dar cuenta que no era lo que buscabas y vas a terminar siendo una más de los miles de personas que se la pasan subiendo y bajando de peso constantemente sin resultados de verdad.


No siempre vas a poder comer bien, no siempre vas a tener el tiempo ni la energía para entrenar, y por estas razones, no siempre te vas a ver como quieres. Estar TODO el tiempo con ese físico perfecto es casi tan difícil como ver al Cruz Azul campeón (bueno… no tan difícil, pero entienden la idea).


No necesitas ser perfecto, solo necesitas ser cada día mejor, y amarte lo suficiente para buscar dar un paso hacia el frente cada día construyendo tu vida ideal. Lo que me lleva al siguiente punto:



Enfócate en la vida que quieres y puedes construir, no en qué debes dejar de hacer para bajar unos kilos.

Existen dos tipos de motivación para cualquier objetivo:


Destructiva – consiste en “quitar, destruir ciertos hábitos” y depende al 100 de tu fuerza de voluntad y disciplina, y créeme, está se acaba en algún momento.


Solo checa tus propósitos de año nuevo y te darás cuenta por qué la mayoría se repetirá el año que entra.

  • “dejar de comer chocolate”

  • “dejar de fumar”

  • “dejar de tomar”

En cada uno de estos, te estás enfocando en aquello que debes dejar de hacer, en aquello que crees que es malo en tu vida. El problema de estos propósitos es que no te emocionan, no te hacen ver el tipo de vida que puedes llegar a tener de lograrlo. Por eso, al fallar medio te molesta, pero de alguna manera te da igual no haberlo podido hacer.


Creadora – este tipo de motivación consiste en la vida que vas a tener, y en la clase de persona que te vas a convertir.

  • Correr una Spartan.

  • Poderme poner pantalones 5 tallas abajo.

  • Tener la energía de Ponchito (duerme 3-4 horas y va al gimnasio 2 veces al día, está cabron)

Este tipo de motivación te emociona, te atrae hacia un estilo de vida mejor, hacia un futuro potencial donde tu vida puede ser fenomenal y no una vida promedio.


No se trata de quitar cosas que crees que son malas, se trata de darte cuenta el poder que tienes sobre tu vida y lo que puedes conseguir al hacer uso de este. Tienes más poder del que te imaginas para crear la vida de tus sueños, y cuando te das cuenta de esto, no vas a depender de tu fuerza de voluntad, querrás hacerlo.



No solo es músculo y cuadritos, es salud y bienestar.

En esta industria, van a mentirte, van a buscar avergonzarte, van a hacerte sentir que no eres suficiente. Pero en cada momento, debes recordar que esto lo haces por ti y por nadie más, que no puedes ni debes buscar ser perfecto, que solo debes buscar progresar, que el físico ideal no existe.


Lo que sí existe, es estar más sano que nunca, es la confianza que desarrollas en ti mismo al haber conseguido el objetivo que te trazaste, es la fortaleza mental que cultivas al comer adecuadamente.


¿Crees que la gente corre por una medalla? No… corren por lo que esa medalla representa, por la persona que tuvieron que ser para conseguirla.


…sacrificio.

…disciplina.

…horas y horas de ejercicio.

…alguna que otra lágrima.


¿Te das cuenta? No es el físico ni la colección de medallas, es la persona en la que te conviertes al hacerlo.


Porque eso, nadie te lo puede quitar.


La industria es una basura, pero si lo haces por ti, el fitness cambiará ti vida. Esto se trata de ti y solo de ti. Olvídate de Instagram, olvídate de los actores, olvídate de las fotos de las revistas. Al final, solo importa cómo te sientes sobre ti mismo, así que, asegúrate de sentirte mejor que nunca y crear tu vida ideal.

Nunca dejes crecer.

Siempre busca mejorar.

La única forma de crecer es ver qué tan lejos puedes llegar. La lista imposible está llena de retos para que nunca dejes de crecer.


23 vistas