¡Tu historia lo es todo!


Estoy leyendo uno de los mejores libros que he leído en mucho tiempo (después del Hobbit ;). Se llama De Animales a Dioses, escrito por Yuval Noah Harari. El libro es una breve historia de la humanidad y la evolución de la sociedad en los aspectos físicos en relación al género de animal “Homo”, aspectos políticos, económicos, etc… Este artículo no es para recomendarles el libro, aunque no les haría daño leerlo, pero hay una parte que me llamo la atención; y me parece que puede ser una herramienta útil para lograr nuestras metas.


Otro excelente escritor, Malcolm Gladwell, en su libro “La Clave del Éxito”, habla de cómo 150 personas parece ser el número máximo de individuos que puede haber dentro de un grupo social. Es decir, es el número de gente con el que podemos mantener una autentica relación de tipo social y lograr que el grupo funcione de manera adecuada.


Inclusive en las organizaciones militares, se ha comprobado que las unidades eficaces no deben pasar de más de 200 personas. Esto no solo se debe a como se ejerce el control y coordinación de divisiones, sino a que no pueden desempeñarse como una unidad eficiente si hay más de 200 porque no se consigue que puedan sentirse cercanos a los demás perdiendo la confianza entre ellos. 


Entonces ¿cómo lograron las sociedades antiguas y actuales mantener el orden y el progreso con millones de habitantes? Es la cuestión que plantea Yuval Noah Harari.


"Mitos e historias lograron inspirar a millones a actuar."

Lo lograron a través de mitos e historias. Estos mitos e historias lograron que toda la sociedad tuviera un objetivo en común e inspiraron a millones a actuar, en algunas ocasiones, hasta cometer acciones atroces.


Los grandes líderes han logrado unificar a grandes sociedades una y otra vez planteando grandes metas a través de historias y mitos direccionando los esfuerzos de toda la comunidad en una misma trayectoria.


Actualmente, lo vemos una y otra vez, como por ejemplo en empresas como Apple donde su “por qué” o su historia nos cautivan a millones a comprar sus productos porque creemos en lo que hacen. Otro ejemplo, un poco más terrible, fueron los nazis. ¿Se pueden imaginar el poder que tuvieron las historias predicadas una y otra vez para convencer a la sociedad de la superioridad aria y cometer actos tan atroces e infames?


Te aseguro que es algo mucho más grande que un "es lo que hay o lo que me tocó vivir."

Estos ejemplos, son solo pocos de los muchos que hay para ver el poder que pueden tener. Probablemente te estés preguntando, ¿qué tiene que ver esto conmigo?


Después de leer esto, llegue a una conclusión. ¿Por qué no hacerlo con nosotros mismos? ¿Por qué no contarnos historias y darnos un “por qué” con mayor significado para nosotros? Tu historia lo es todo y determina el tamaño de tus acciones.


Cuando digo que tu historia lo es todo, no me refiero a lo que sucedió en el pasado, bueno o malo. No me refiero a que recuerdes lo que hiciste mal, lo que hiciste bien o lo que dejaste de hacer. Cuando digo que tu historia es lo más importante, me refiero a la historia que te cuentas a ti mismo de por qué haces lo que haces.



¿Por qué estudias lo que estudias?


¿Por qué trabajas donde trabajas?


¿Por qué te levantas cada mañana? Sé que suena medio mafufo y espiritual, pero aguanta conmigo tantito, no me voy a meter en esos temas.


¿Cómo despertarías todos los días si te digo que tu trabajo inspira a muchas personas a mejorar, y por el simple hecho de hacerlo, mejoras el mundo? Y qué tal si te digo, que cada vez que vas al gimnasio o comes bien, al menos una persona seguirá tu ejemplo y optimizará su vida. Es decir, que cuando no haces lo que debes o te prometiste que harías, no solo te fallas a ti mismo, le fallas a todo el mundo al no permitirles ver la grandeza que tienes dentro.


Piensa en personas como Elon Musk, tratando de construir ciudades en Marte y ciudades subterráneas en el planeta Tierra. ¿Qué historia crees que se cuenta a si mismo todos los días? ¿Cómo crees que inspira todos los días a miles de personas direccionando sus esfuerzos a una meta en común? Te aseguro que es algo mucho más grande que un “es lo que hay o lo que me tocó vivir. “


"Tu historia determina el tamaño de tus acciones."

No importa la historia que te cuentes a ti mismo, ni si alguien más la cree, lo importante es que te de la fuerza todos los días para levantarte y hacer lo debes hacer. A lo mejor, lo haces por tu familia o para demostrarle a la gente que si puedes. A lo mejor, lo haces porque tus acciones son el ejemplo a seguir para muchas personas y las inspiras a mejorar cada día. No sé ustedes, pero me gusta creer que cada vez que hago lo correcto alguien más lo notará y seguirá mi ejemplo.


En verdad creo que, si me ven tirar un pedazo de basura que no es mío o me ven entrenar cada vez más fuerte, alguien se motivará y hará lo mismo. No importa si sucede o no. No importa si lo creen ustedes o no. Lo único importante es que yo lo siga creyendo y que mis acciones se vean reflejadas en la historia que me cuento.


Lo importante es que me da la fuerza y la confianza para seguir mejorando y seguir haciendo lo que creo correcto. Mi historia me da un “por qué” que me mantiene motivado, me mantiene con fuerza, y lo más importante, me hace mejorar.


¿Cuál es tu “por qué”? ¿Cuál es tu historia? La razón por lo que haces las cosas determina el tamaño de tus acciones. Cuando tienes un “por qué” grande, tus acciones serán grandes, y lo mismo sucede cuando no lo tenemos, nuestras acciones no tendrán impacto alguno.


Los invito a que cambien su historia. Los invito a darle una razón a lo que hacen, o a lo que deben hacer, mucho más grande que ustedes mismo. Los invito a tener mitos de grandeza, aunque nadie más los crea, que den como resultado acciones de grandeza.

2 vistas